Anti-Izquierdismo
Un website para cuestionarse 150 años de ideas destructivas que nos han sido heredadas.

lunes, agosto 29, 2005
El liberalismo prevalecerá sobre el colectivismo, como la luz prevalece sobre la oscuridad

Una inteligente amiga me pregunta en un correo algo que simplemente no puedo dejar que copiar completo y responder públicamente:

“Sí estas aireando constantemente las miserias y bajezas de una oposición socialista fracasada, ante un gobierno socialista exitoso, y digo exitoso en eternizarse en el poder empobreciendo a la población que alimenta con la esperanza del siervo por el “amo bueno”, que es la única medida del éxito del socialismo.

Sí reconoces plenamente que, por encima de presuntas marrullerías para ampliar la diferencia, y abusos del poder y el clientelismo del estado para alcanzarla, el gobierno de Venezuela está soportado por una real mayoría electoral, ante una oposición política mayormente socialista, dividida por intereses, acompañada por algún partido que ha hecho de la indefinición ideológica y conceptual su ideología, fragmentada al infinito, con más fuentes de “desinformación” hacia sus propias filas que el mismísimo gobierno, y dependiente de los oligopolios comunicacionales hoy rendidos al socialismo en el poder. Pero sobre todo incapaz de atraer el grueso sector de la población que rechaza a los dos bandos en pugna.

Sí sabías antes y mejor que yo, que los liberales de Venezuela son pocos, y aún esos pocos, no han sido capaces de unificarse en la creación de una fuerza política y de opinión, pese a que más preclara fuerza política ha propuesto un programa que defiende políticas completamente contrarias a toda forma de socialismo, que al mismo tiempo son más atractivas e esperanzadoras, por los efectos personalmente esperados de su aplicación inmediata, para la mayoría de la población venezolana de hoy.

Y ves que el marxismo venezolano no sólo llegará a establecerse como forma de gobierno sancionada por la mayoría en las urnas electorales, incluso se ve hoy a simple vista como la ideología mayoritaria en unos militares que primero fueron adoctrinadas en los socialismos “blandos” que nos desgobernaron 40 años, al punto de borrar todo rastro de la una vez incipiente doctrina militar republicana, y prepararlos para debatirse fácilmente entre la oportunista búsqueda del papel de “grandes electores y tutores armados” de unos gobiernos de fuerza, apenas ligeramente menos socialistas, pero seguramente mucho menos populares que el actual; y el no menos oportunista papel de soporte del un gobierno que nos conduce al mismo tiempo, de regreso al marxismo extranjero del siglo XX, y al militarismo nuestro del XIX.

¿Cómo puedes sostener que el liberalismo prevalecerá en Venezuela, derrotando en unfuturo (no tan lejano como para que lo veamos nosotras, y no sólo nuestros hijos) todos los socialismos de esta tierra?”

Mi respuesta no será original. Pero será la única que tengo:

Una luz (por pequeña que sea) alumbra la oscuridad en la medida que simplemente existe. Toda la oscuridad del mundo junta no sería capaz (por si misma) de apagar la más pequeña luz. Yo creo que las pequeñas luces van permitiendo que otras más se enciendan. Y creo tanto en las luces que siguieron alumbrando siempre sin vacilar. Como en las que se encienden hoy por primera vez. Sin prestar atención a las que son hoy reflejos de lo que se apagó. Y ya no se encenderá jamás. Esas son sombras de la luz que pudo ser y no fue. Pero las luces que siguen encendidas ante la oscuridad creciente se hacen hoy más visibles para quien busca luz. De esas hay en todas partes de Venezuela. Por ejemplo: Es erróneo afirmar que todo rastro republicano desapareciera entre los militares de Venezuela. Es erróneo afirmar que no existan luces ahí también. Y aquí está una prueba.
sábado, agosto 27, 2005
¡Otro mundo es posible!... Mundo de paz, prosperidad, y justicia

¡Otro mundo es posible! Un mundo sin proteccionismo comercial. En que los productores de los países más pobres no sean destruidos por artificiosas barreras en los mercados más ricos. En que los recursos del Estado no se desperdicien en subsidios caprichosos para lograr apoyos clientelares. Entre votantes locales y gobernantes extranjeros. Un mundo capaz de acabar para siempre con la pobreza. Y no “regalando ayuda” de “gobierno a gobierno”. Sean los dólares de Washington, o el petróleo barato del socialismo venezolano. Lo que únicamente ha servido para perpetuar tiranías el empobrecimiento. Podríamos construir en pocos años un mundo de libertad y prosperidad para todos. En la tierra entera. Un mundo de verdadero capitalismo y mercados realmente libres... En que el socialismo sea apenas el recuerdo de una pesadilla del pasado de pobreza e ignorancia. Realmente ¡Otro mundo es posible!

Ver más